Carreras de Orientación en familia

educo_carreras_orientacion_ok_peke

Carreras de Orientación en familia

Puede que nunca hayas oído hablar de él o simplemente has visto un cartel y has pensado que era un carrera más, pero estamos cerca de que cumpla 120 años de vida oficial como deporte. La  Orientación nace en Noruega y no es hasta la década de 1970 que llega a España, de la mano de un profesor de esgrima del INEF de Madrid como método para trabajar la resistencia aeróbica. A partir de aquí existe un crecimiento de la práctica deportiva creándose clubs y federaciones en casi todas las autonomías.

El deporte de la Orientación es una disciplina compleja debido a las diferentes modalidades para practicarlo que encontramos, desde las carreras a pie individual o en grupo, hasta las de Ski, Mountain Bike o para personas con diversidad funcional e intelectual.
En general, este deporte consiste en realizar un recorrido marcado en un mapa según un orden establecido por la organización y adaptado a cada categoría pero que no conoceremos hasta el momento de la salida. A partir de esta premisa, somos los participantes quienes decidiremos como afrontamos este reto.

Pero no podemos pensar únicamente en la vertiente deportiva nos perderemos aquellos aspectos que hacen de la orientación un deporte con ese toque especial, la familiaridad. Durante las competiciones podemos ver a madres y padres que acompañan a sus hijos/as de +3 años por un corto recorrido de balizas con las imágenes de los dibujos de moda, también podemos encontrar familias que han hecho juntos un recorrido de iniciación en el que han jugado a buscar las balizas, porque al final este deporte es un juego, buscamos las pistas para llegar a la meta, nuestro objetivo deportivo. Incluso cuando compites eres consciente que estás practicando este mismo juego, pero a mayor velocidad de procesamiento de datos. Y aquí vamos a cambiar el punto de vista.

Beneficios educativos

El deporte de orientación favorece la concentración y la atención a los detalles. Por este motivo los niños y niñas que lo practican realizan un trabajo extraordinario de abstracción debiendo observar en el mapa la realidad que les rodea y memorizarla para poder reconocer el camino a seguir. La resolución de problemas está muy presente en cada momento ya, que deben valorar las diferentes opciones para ir de una baliza a otra en el menor tiempo posible y atendiendo a las variables de cansancio, dificultad del terreno, habilidad para reconocer los elementos del mapa… Este trabajo de toma de decisiones es básicamente el mismo que realizan a diario en matemáticas. También podemos encontrar otras áreas del currículo presentes al realizar interpretación de símbolos (lenguaje), aceptar y cumplir las normas (Ciencias sociales), reconocimiento y respeto de la naturaleza (Ciencias naturales) y claro está la educación física. Para empezar en el deporte de orientación, es recomendable participar en talleres de iniciación que realizan las federaciones, aunque el trabajo en la etapa escolar, cada día más presente, ya ofrece unos mínimos conocimientos para enfrentarse a una prueba de iniciación.

¿Y si nos acercamos a este deporte en la etapa adulta? Pues hagámoslo sin miedo, pero con cabeza. Si nuestro hijo/a ya se ha iniciado en la escuela, pidámosle que nos enseñe y que nos deje acompañarles aprendiendo de sus explicaciones, facilitando que al contarnos de que va esto de la orientación reestructure lo que sabe y asiente sus conocimientos (este truco lo podemos aplicar a cualquier área). Por otro lado, si nos acercamos a la Orientación de forma individual, recomendamos participar en los talleres que se han mencionado anteriormente, puesto que la complejidad de este deporte radica en la correcta utilización de dos instrumentos, la brújula y el mapa, que nos permitirán acercarnos a la orientación y disfrutar de la experiencia.
(En esta web se puede encontrar más información www.fedo.org)

Carles Sánchez Poveda
Maestro de Educación Física y Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.